El pan del pobre no es de harina,
El pan del pobre es de cemento.
Pronto se pone duro.

Mentira que es de trigo,
Es de jornal y es de hambre,
Es de sudor y madrugón inicuos.

Mentira que el hacerlo causa júbilo,
El pan es un trabajo
Y el trabajo un demonio.

El pobre siembra el grano
Y el grano da su beneficio al rico,
Porque el rico le vende el pan al pobre.

Mas sus respuestas los denuncian:
Al morderlo, el del rico vitorea,
El del pobre se queja.

Hay panes, panes, panes, muchos panes;
El del magnate, pan firmado,
Y el del mendigo, pan anónimo.

Pan con cara de lágrima,
Sublime
Porque sueña con él quien no lo tiene.

Pan con cara de risa,
Pan maldito.
Es el que no se da, pero se tira.

El de los personajes, pan aséptico,
Y el del obrero, el único
Contagiado de azadas y martillos.

Esto se acabará con una guerra
En la que el pan será la mejor arma,
Pan de verdad sustituyendo al hierro.

Pues vendrá día en que disparos
De pan se harán contra perversos
Y matará ese pan igual que el plomo.

Saldrán balas de pan
Por el pico de todos los cañones
A bombardearle el alma al egoísmo.

Aeronaves no entre continentes
Sino entre espíritu y espíritu
Han de llevar bombas de pan.

Bombas de pan contra la iniquidad,
Bombas de pan para quemar abusos,
Bombas de pan para incendiar el mal.

No clavel jactancioso,
Sino modesto pétalo de pan
Lucirá en el ojal de las solapas.

No condecoración más eminente
Podrá llevarse en la amistad del pecho
Que la ganada acrecentando el pan.

Se habrá de ver que lo que multiplica
Los panes no es ningún milagro
Sino la rosa de los corazones.

El saludo será cosa concreta,
Pues que dejando de invocar al día
Nos diremos «buen pan».

Las mujeres, incluso las más arduas,
Para saciar las gulas que despierten,
Regalarán el pan de una sonrisa.

No les será negado el pan de amor
A quienes sepan amasar los senos,
Los senos suaves porque son de miga.

Ya nunca nadie atribuirse el pan
Podrá, porque ha de ser, y para siempre,
Universal la propiedad del trigo.

Entonces por los siglos de los tiempos,
En paloma de paz volará el pan,
¡El pan, el pan, el pan, el pan!

Alberto Hidalgo,
Perú

Share