Blog

Search website
7 jun


Voy a hablarte, querido compañero
,
De la patria que ha de forjarse abajo,
Con los que hacen andar las herramientas
Y no tienen más riqueza que sus manos.


No te puedo querer como te hicieron,
Quiero verte salir con tus conductas,
Las que nacen del alma de tu gente,
No con las que te dan a que consumas.


No te puedo mirar siempre engañado,
Eligiendo a los que impusieron ellos;
Mientras calman sus ansias de grandeza,
Tú te elijes los yugos a tu cuello.


No te puedo querer siempre callado,
Quiero oírte maldecir y blasfemando
Acabar con la paz que te inventaron
Para infundirte mil miedos a cambio.


Que la rabia se torne lucha, hermano,
Defendiendo lo que hicieron tus manos.
Nada valen los ricos sin tus horas
Que comparten los buitres del estado.


Responderemos ante la mentira
Y la rabia convertida en estrategia
Con dolor en maniobra organizada
Y esta lucha de abajo hecha conciencia.


Mienten cuando llaman “al trabajo
En armonía: los ricos y los pobres”,
En mi casa hace falta el alimento
Y en la suya crecieron los millones.


Miente, señor, cuando dice conmovido
Que esta alianza ha de quitarme la pobreza:
Más baratas tal vez quiera mis manos
Para dar a unos cuantos la riqueza.


Usted dice patrias pobres contra ricas
Y en mi patria me siguen explotando,
¿Cuánto gana mi pueblo en su llamado?
¿Cuánto el rico va a estar aprovechando?


Mi enemigo me marca al enemigo
Y quiere que le ayude con el teatro:
El que a dos amos sirve, sirve a uno;
No me puede engañar, yo estoy abajo.


Sólo habré de llamarte Patria Mía,
Si tomamos las riendas y el camino;
Sólo habré de llamarte Patria Libre,
Si los ricos no marcan tu destino.

Gabino Palomares,

México


(Texto proporcionado por Gustavo Pérez Hinojosa).

Share

Leave a Reply...

Your Name: (required)

Your Email: (will not be published) (required)

Website

Your Message:

Back to top