-Vivo en el campo a riesgo de convertirme en un vegetal.

-Voy a publicar mi autobiografía, porque así puedo contar mentiras.

-La sociedad considera como leprosa a la poesía, entonces mata la imaginación y la inspiración queda relegada al desván de los muebles viejos.

-Los ecólogos son tramposos, deberían, como los indios, vivir alejados de la urbe.

-Si hay guerra, voy a comandar el batallón de los desertores.

-Los pueblos hambrientos siempre ganan la guerra, van al saqueo y lo último que pueden perder es la vida estúpida que llevan.

-A los 50 sólo me queda la andrajosa melancolía de envejecer y ser mal ejemplo para la juventud. Y eso me gusta.

-Ese poeta es demasiado perfecto, es un poeta de computadora.

-Las mesas de madera son muy importantes, porque los árboles están con uno.

-Cuando uno escoge la poesía deja el ser físico, y la inteligencia apuesta por la muerte y el asombro.

.Me gustaría ser famoso, pero sólo mirándome al espejo.

Sobre el beber y los bares

-Bebo para combatir el tiempo y los temibles pasos de la realidad.

-Bebo porque es aburrido ver la realidad.

-Con el alcohol uno se pone siútico, sin problemas con el tiempo.

-Con el vino soportas a la gente, pero la gente no te soporta.

-Beber te ayuda a estar vivo en un país de idiotas.

-Algunos son abstemios por problemas de salud. Otros, son de nacimiento y eso los hace poco humanos. Otros, son alcohólicos arrepentidos.

-En los bares nadie se molesta por las letras que tienes que pagar, por el tiempo que pasa, por los cheques a plazo.

-El bar es un punto de encuentro de fracasados. Los triunfadores son aburridos porque siempre tienen que ganar y tienen miedo a perder sin pena ni gloria.

-Estoy escribiendo un libro que le enseñe a la gente a vivir con los alcohólicos.

Jorge Teillier,

Chile

Texto proporcionado por Juan Cristóbal (igual que el de Facundo Cabral).

Share