Mi poeta con ojos de jaguar dormido
Ya no aguarda más mi llegada
La dicha se ha esfumado cual una leyenda
Ya espera poco del color mítico
¿Hemos extraviado la lámpara del Amor?

Amanecí a tu lado zambullida entre carcajadas
E inicié el rito del llanto al ver tu libro inédito
Sobre mi mesa de noche
¿Quién tuvo una existencia jubilosa?
Hemos estado fatigados y enfermos
Y lanzamos todo al pozo del demonio

Pero, te cuento, mi bello juglar
El relámpago azul ha durado
Tanto como la edad de nuestros hijos
Independientes / rebeldes/ hijos de la vida
El reloj de arena no mastica tus manos, mi caminante.

Tu rostro es más bello que el olor del mar
Cuando cae el Sol

Y más bello que aquél Ángel
Que se presentó mientras dormía

Y más bello que el color de la arena
De la playa Punta Sal.


Platicaré del Árbol y la Luna negra y te elevaré altísimo
Sobre las pasajeras nubes mortales
Pintadas de azul esmeralda y gris plata
Tú no eres Narciso capulí a la hora del amanecer
La felicidad terrestre es poder
Leer un fragmento de tus cartas.

Rosina Valcárcel,
Perú

Share