Poema

Yo recuerdo que tú eras
como la primavera trizada en las rosas
o como las palabras que los niños musitan
sonriendo en sus sueños.

Yo recuerdo que tú eras
como el agua que beben silenciosos los ciegos
o como la saliva de las aves
cuando el amor las tumba de gozo en los aleros.

En la última arena de la tarde tendías
agobiado de gracia tu cuerpo de gacela
y la noche arribaba a tu pecho desnudo
como aborda la luna los navíos de vela.

Y ahora, Marisel, la vida pasa
sin que ningún instante nos traiga alegría…
Ha debido morirse con nosotros el tiempo
o has debido quererme como yo te quería.

Juan Gonzalo Rose,
Perú

(Texto proporcionado por Marisueño).

Share