Tulio,

TÚ ENTIENDES EL IDIOMA desde tus entrañas, yo lo comprendo desde las mías… NO ME CARACTERIZO POR MENTIR..

Acaso sí peque de exagerada a veces, por pura pasión… Pero no pretendo TENER LA RAZÓN, NI LA VERDAD ABSOLUTA...

De Arguedas tanto tú como yo estamos autorizados a hablar y defender… Hice mis pininos antropológicos como alumna libre en sus magistrales clases allá por los años 1966 o 1967… creo.

Lorenzo Osores, Halma Cristina Perry, la argentina poeta, y yo, conspiramos titular a una nueva revista KACHKANIRAJMI… («A pesar de todo, aún somos, existimos todavía, con posibilidades de reintegración y crecimeinto«). Y, por cierto, el dibujante-pintor y yo fuimos hasta su casa (la residencia Santa Cruz donde vives hoy), y él feliz como un niño exclamó: «Al fin hay jóvenes que se interesan en mis poemas quechuas, que son del pueblo», y dio el visto bueno, ofreció mate de muña, panes andinos con quesito…

Y en uno de esos números editamos a varios poetas de los 70 y a narradores, eres testigo.

Mi tesis doctoral Clase dominante mitología andina, oct. 1976, fue editada a mimeo por SAYCOPE (ÓSCAR ALLAÍN C. ERA EL PRESIDENTE)… Luego la fui corrigiendo, replanteando, y alumbré Mitos, dominación y resistencia andina, que es una suerte de tributo a Arguedas y a otros peruanistas de esa talla (UNMSM, 1988) y que tú cordialmente -a propósito- me entrevistaste en Prensa Latina.

En 1990 hasta 1993 relanzamos Kachkaniraqmi con Víctor Carranza, Gerardo Ramos, Ana Robles, Luis C. Gorriti, Gonzalo Espino, G. Quiroz, E. Quijada, E. Castañeda. D. Milos, etc. etc. con objetivos de mayor aliento… Defensa de la cultura andina y aliento, investigación hacia el proyecto histórico socialista.

Sobre La utopía arcaica, creo que no ha sido criticado aún como merece, salvo mejor parecer.

Qué fabuloso que aprecies las palabras de Bernardo: de acuerdo totalmente podemos discutir pero sin descalificar ni menos picarse. Por último, si no quieres descalificar a nadie. Y si Carmona cree que esa ha sido tu intención, y te disculpas, enhorabuena.

No hay que temerle a la polémica, a la conversa apasionada, somos mayores, adultos, integrantes de una misma generación, promoción cultural del 68 o del 70, y partimos de las mismas raíces o gran familia, hoy desarticulada, atomizada, por razones diversas, motivo de otra carta posterior. (chepa)

A José Rosas, a ti, los quiero desde 1969, 1970, con todas sus vainas, como supongo ustedes me estiman parecido, con todas mis vainas. Con Julio Carmona es una amistad relativamente nueva, pero sólida y permanente. Con Bernardo hay un aprecio mutuo, poético, humano, amical. Con Winston cultivamos una camaradería desde diciembre de 2005, es un hombre noble, generoso, valiente, muy pleitista y vehemente… nadie es perfecto.

Share