MODERANDO MODOS II

Hacemos ver a los participantes que, en algunos, casos nos sentimos en la obligación de hacer las correcciones pertinentes (más que nada de tipo formal: gramatical en general) cuando los casos lo ameritan, debido -lo entendemos así- al acoso del tiempo.

Cuando se trate de cuestiones de fondo las consultaremos con los autores para la coordinación y aclaración respectivas.

Pero por ese mismo “acoso del tiempo” (que todos padecemos) cuando los textos requieran de muchas correcciones (de todo tipo, convirtiéndose en crípticos) los devolveremos al autor hasta que nos convenza de su eficacia o conveniencia.

Share