UN PUNTO DE VISTA

Tienen razón cuando dicen entre cholos nos choleamos, entre negros nos marroneamos. En lugar de enaltecernos como grupo racial y como cultura. Los españoles fueron dominados por los moros (árabes) ocho siglos. De seguro que se mezcló no sólo la cultura sino su gente. Cuando llegaron a Perú. Llegaron más mezclados que cualquiera. Acá dominaron tres siglos. Estamos más mezclados que cualquier otro grupo de gente. Tenemos de indígenas, moros, españoles, negros, asiáticos. Sólo nos falta dispararnos para arriba. Tenemos todas las condiciones para ser más.

Pero lo que más me extraña es la pasividad con que recibimos los golpes, tenemos mente servil. Y es algo que debemos revertir. Y el otro que no hizo ni michi. Ni mirar. Somos miedosos de origen. Eso está cultivado desde el hogar, la escuela, la religión. Nos dan duro y calladitos, a aceptar.

Y quienes nos golpean creen que los oscuros les quitan la chamba. Por culpa de los oscuros les disminuyen el salario. Les pasa algo, le echan la culpa a los oscuritos. Eso sucede en toda Europa y EE.UU. Hasta en Argentina y Chile. Son nuestros exilados o productos de exportación de nuestros discapacitados gobernantes.

Una tía me comentaba: son malos esos, van con la cabeza pelada, dice asustada porque sus hijos están en holanda.

Imagínense, soportar 800 años de dominación árabe. Los ibéricos deben estar traumados, aparte de la creencia de su pureza de sangre, aparentada con un ridículo reinado en pleno siglo XXI; encima su religión tan dogmática y absurda.

Si le preguntan a cualquiera si es racista. Contestará que no. Porque es mal visto ser racista. En la escuela se enseña a no ser racista. Hasta el tipo que en el metro español pateó a la ecuatoriana dice que no es racista. Tenía un tío que cuando se emborrachaba, decía: soy puro, puro. Era blancón el tipo. En cualquier familia hay estúpidos.

El racismo crece en Europa porque la mayoría cree que aceptar sueldos bajos hacen descender sus salarios. Como nuestros exilados (productos de exportación de nuestros liberales discapacitados) americanos y africanos aceptan hasta la mitad de lo que gana un europeo. Como a chivos expiatorios, los europeos, los chilenos y hasta los argentinos les echan la culpa. Cuando en realidad es su sistema que prefiere los brazos baratos. El capitalismo no entiende de raza, explota a todos hasta en eso predican la igualdad, pero entre trabajadores.

Así que el racismo no es aislado, ni sus leyes de inmigración tan restrictivas para el trabajo en épocas de seudo globalización. Ni el cerco racista en la frontera gringa. Eso acabaría si nuestros estados controlaran sus empresas y limitaran sus ingresos. Ellos se vuelven ricos, nosotros exportamos esclavos. Pero con nuestra cleptocracia, eso es imposible.

NO TE LO PIERDAS. HAZ CLIC AQUÍ:

http://www.mesterdeobreria.blogspot.com

http://www.papelesparalahistoria.blogspot.com

Share