«Si no vives para servir, no sirves para vivir» es el lema de los blogs de Julio Carmona Eeditados con la colaboración de Juan Víctor Alfaro): www.vosquedepalabrasvives.blogspot.com http://www.mesterdeobreria.blogspot.com/

Paul Mc Auley y su defensa irrestricta de la amazonía

La arbitrariedad y la represion estan yendo muy rapido y muy lejos en el Peru, como lo muestra el caso del religioso Paul Mc Auley. Es urgente impedir que se extiendan sin resistencia Si no protestamos ahora, mañana puede ser tarde. Los argumentos del gobierno para cohonestar la represion contra Paul Mc Auley no son solamente falaces, convierten ilegalmente en delito la critica de las medidas del gobierno y del Estado y las acciones solidarias con las victimas de dichas medidas, y en consecuencia son una abierta amenaza contra todos los que ejercemos la critica del poder y la solidaridad con los dominados y explotados. Este gobierno esta, inclusive, propalando en la television un mensaje amenazante contra los que critican o se oponen a sus medidas, calificandolas como «una gran ofensiva para detener a nuestro pais» y una «guerra contra el empleo y el desarrollo», como si la critica, la denuncia o la oposicion, pacíficamente ejercidos, no fueran derechos democraticos de todos los pobladores del pais. Es perceptible una confluencia creciente entre los autoritarismos y los terrorismos y fundamentalismos de todos los pelajes, en la prensa, en cada institucion oficial, en sectores religiosos, inclusive en algunas universidades, para acallar la critica y la resistencia contra el autoritarismo y la violencia que estan comenzando a mostrar su cara mas repulsiva en el Peru. No debemos tolerar la criminalizacion de acciones de critica, de protesta y de resistencia pacificas y democraticas, colectivas o individuales, respecto de medidas estatales y gubernamentales. En el caso de Paul Mc Auley se trata del apoyo a los pobladores «amazonicos» en la defensa del agua y del oxigeno, en contra del uso abusivo, violento y predatorio de bosques y areas de vivienda y trabajo rural. En el contexto de la confluencia entre la crisis de la «financiarizacion estructural» del capitalismo global, de la «crisis climatica», y de la crisis de la «colonialidad/modernidad/eurocentrada», la defensa del agua y del oxigeno, no concierne solamente a los derechos de los «amazonicos» o de los «indigenas», sino a los de todos nosotros y en ultima instancia de los de todos los seres vivos en esta tierra. No resistir a esa política y a esa amenaza, seria renunciar a la critica del poder, de la dominacion, de la explotacion, de la violencia represiva, a la solidaridad con las victimas del mas perverso momento del actual poder mundial y de sus agentes locales. Quiero decir aqui que no estoy, nunca estuve, dispuesto a esa renuncia, y tambien que tengo la fundada esperanza de que nadie con entereza en este pais renunciara a la resistencia contra el autoritarismo y su violencia, ni a la solidaridad con las victimas del abuso y de la mala fe de los funcionarios locales de un poder global tanto mas violento y brutal cuanto mas profunda su crisis.

Anibal Quijano

Paul Mc Auley y su defensa irrestricta de la amazonía

Por: Faviola Mares Quispe(1)

Luego de celebrar la fiesta patronal en toda nuestra amazonía, la semana que concluye nos recibe con sabor amargo y pesadilla. Deportan al Hermano Paul Mc Auley. Estamos acostumbrados en este país de las injusticias al abuso del grande contra el chico, como consecuencia de las inequidades de un país que se construye lentamente, que pareciera que no ha ocurrido nada en particular. Para los ciudadanos y ciudadanas de a pie, es difícil entender cómo un sistema que se dice democrático pueda “castigar” a quien ha tenido como única bandera, la lucha permanente por la defensa del bosque, que no es sino la defensa de la vida misma.

Muchas historias a nivel mundial pueden resumirse en la historia de Paul Mc Auley. Como la de Nelson Mandela, que a propósito del Mundial de Fútbol, algunos fanáticos ojalá hayan revisado. La historia de Nelson Mandela se resume en la de un político sudafricano que bajo la inspiración de Gandhi organizó campañas de desobediencia civil contra las leyes de segregación racial. Impulsó además la Carta de la Libertad, plasmando la aspiración de un estado multirracial, igualitario y democrático. La consecuencia de esta vida entregada a la defensa de su pueblo, fueron 27 años de prisión.

En la defensa de los derechos humanos, la paz y derechos específicos de los pueblos indígenas, muchos líderes, varones y mujeres, han saltado a la palestra. Rigoberta Menchú, mujer indígena guatemalteca, es otro símbolo de nuestra Latinoamérica de venas abiertas. Su padre, sus hermanos, su pueblo, fueron también víctima de la represión, el racismo y la pobreza.

Para las nuevas generaciones, quizá ya no les suene familiar el nombre de Domitila Chungara, indígena boliviana, la tierra de Evo Morales, quien impulsó una nueva visión de patria. Señalando que ésta deja de tener sentido cuando se vive en condiciones de desigualdad y pobreza. Decía, “la patria está en los rincones, en los mineros, en los campesinos, en la pobreza, en la desnutrición, en las penas y las alegrías”. Domitila es propulsora de la lucha contra las imposiciones económicas, políticas y culturales de los países extranjeros, convocando a las mujeres a participar y organizarse, denunciando que la Carta Magna de las Naciones Unidas estaba firmada por Bolivia, para ser aplicada contra su pueblo. Obviamente, esto tenía un costo y una vez más otra lideresa fue reprimida, violada, embarazada en prisión y torturada hasta provocar el aborto.

A pesar de todo ello, no lograron destruir su fortaleza para defender a su gente y sus derechos. Eduardo Galeano, la recuerda y nos cuenta «…recuerdo una asamblea obrera, en las minas de Bolivia, hace ya un tiempito, más de treinta años: una mujer se alzó, entre todos los hombres y preguntó, ¿cuál es nuestro enemigo principal?. Se alzaron voces que respondieron “El imperialismo”, “La oligarquía”, “La burocracia”… Y ella, Domitila Chungara, aclaró: “No, compañeros. Nuestro enemigo principal es el miedo y lo llevamos dentro“.

Efectivamente, ese miedo que no conoce Paul Mc Auley, del que sólo los grandes han logrado vencer, cuando sus convicciones y sus principios son los soportes principales. No es la primera vez que amenazan a Mc Auley de deportarlo, en realidad, es parte de su propia historia. En julio 2006, su denuncia contra la OXY por querer regresar al Lote 64 bajo la venia del entonces Prefecto de Loreto, fue su primer encuentro contra el poder político. Se le culpa por su constante acción vigilante contra las empresas petroleras que envenenan nuestros ríos y su lucha por lograr mayor presencia del Estado. “Es inaceptable que la naturaleza y la salud humana tengan que pagar el precio del petrolero, de la exploración. Es mi tarea atender las emergencias de la naturaleza y de las poblaciones afectadas, sea por la explotación maderera o petrolera.

Obviamente nuestras intervenciones molestan a ciertos intereses, pero eso no es justificación para una persecución deliberadamente política, queriendo expulsarme del país, esperando así hacer callar cualquier voz que alerta de los peligros y efectos de una explotación nada sostenible de los recursos naturales Loretanos”, nos decía aquella vez. En agosto 2008, es amenazado nuevamente con la deportación por identificarse con los pueblos indígenas amazónicos. Ahora se llevan a Paul Mc Auley. Acusado por su defensa de los conocimientos tradicionales de los pueblos indígenas, de sus formas de organización, su lucha irrestricta por el derecho a ser consultados, el respeto a su ciudadanía étnica diferenciada y de sus propios modelos de desarrollo local, con visión territorial. Me pregunto, si una vez más permitiremos el abuso, si seguiremos siendo meros observadores de balcón.

Paul Mc Auley no está solo, lo acompaña todo el pueblo amazónico, la organización de Estudiantes Indígenas de Loreto, las Federaciones Indígenas Amazónicas, conformadas por los pueblos indígenas Awajun, Wampis, Achuar, Shawi, Candoshi, Shapras, Shiwilo, Kokama Kokamilla, Urarinas, Kichua, Shipibos, Ashaninkas, Witotos, Machiguengas y todas las nacionalidades indígenas de la amazonia peruana; porque su lucha es nuestra también, porque aunque no hayamos nacido en esta tierra bendita, echamos nuestras raíces aquí… y eso es suficiente.

A propósito de Galeano, a quien le costara el exilio de su natal Uruguay, poco después de publicar su libro “Las venas abiertas de América Latina” en 1971, censurado en el Chile de Pinochet, en la Argentina de Videla y en su propio país, por denunciar los 500 años de oprobio vivido por el pueblo indígena en cada uno de nuestros países latinoamericanos; sólo lograron hacerlo más grande y convertirlo en un referente importante para quienes quieren conocer nuestra verdadera historia desde el siglo XV hacia adelante. Yo me pregunto al igual que Galeano, hasta qué punto la soberanía de los países se ha convertido en un objeto de museo. ¿A quién realmente le conviene que los pueblos amazónicos sea explotados hasta sangrar?. Cabe aquí un pequeño texto de Galeano a propósito de la lucha histórica de los pueblos indígenas amazónicos.

Los nadies. “ … La nadies, los hijos de nadie, los dueños de nada, que no son, aunque sean; que no hablan idiomas, sino dialectos; que no profesan religiones, sino supersticiones; que no hacen arte, sino artesanía; que no practican cultura, sino folklore; que no son seres humanos, sino recursos humanos; que no tienen cara, sino brazos; que no tienen nombre, sino números; que no figuran en la historia universal , sino en la crónica roja de la prensa local; los nadies que cuestan menos que la bala que los mata.“

____________ _________ _________ _______

(1) Psicóloga. Coordinadora del Proyecto “PUNCHI WARMI”: Fortalecimiento de capacidades para el ejercicio de ciudadanía en mujeres de OSB del Distrito San Juan Bautista. Maynas. Loreto. 2008-2010. Ejecutado por la Municipalidad Distrital San Juan Bautista.

Share