No me pidas que abra los ojos al silencio

Que deguste los potajes de la angustia

Con fruición que haga la vista gorda y la voz

Flaca por los escupitajos del venerable

Y su función de domador de ángeles

Ya estoy harto de ser parte de ese coro

De cantar sottovoce o en el sótano

Y escuchar solo el silbido de las sílfides

Me doy de alta en este entierro y tomo el timo

Por la risa y lo reviento de una sola risotada

De esas que tengo bien guardadas por el odio

Que manifiestan tener los que nos tienen hartos

Y hasta el perno y por si acaso no es venganza

Es el derecho a eso que muchos llamamos rebelión

Julio Carmona

 

 

 

1185858_842229592483640_7748079859845296207_n

Share