Julio y docentes anticorrupción

Camino entre tinieblas como en mi casa

Acostumbrado a que en mi pueblo no haya luz

Y despierto felizmente sin mordaza

Escribiendo a todo pecho yo soy tú

Con los ojos inmensados por el odio

Enarbolo tu mirada en banderola

Y me aferro a un imposible petitorio

Soñar una mañana sin memoria

Preñada de ojos plenos de palabras

Mujer obrero corazón y manos libres

Perdón si es que no supe ser tu hombre

Si no aprendí a caminar a tu lado compañero

Pero volver y resistir al odio firmes

Y recibir las lluvias de tus fuegos

 

Julio Carmona

Share