«Si no vives para servir, no sirves para vivir»
es el lema de los blogs de Julio Carmona
(editados con la colaboración de Juan Víctor Alfaro):
http://www.vosquedepalabrasvives.blogspot.com/
http://www.mesterdeobreria.blogspot.com/

Así estamos en «bonanza»,
como quien dice «pequeños»
mientras los perros del «dueño»
siguen creciendo de panza.

La Primera, 11 de diciembre del 2010

La inequidad en los ingresos, el limitado acceso a salud de la población, la esperanza de vida al nacer y el nivel de instrucción siguen siendo las brechas a cerrar en el país. En el ranking de desigualdad 2010 del PNUD el país desciende.

En Perú en el 2010, existen al menos 10% más hogares con privación en Educación y salud, respecto al 2008. Así lo advierte, el Informe mundial sobre Desarrollo Humano 2010, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Nueva York.

Entre otras conclusiones, el informe concluye que no existe correlación entre crecimiento económico y progreso de la población.

Si bien el crecimiento económico es bueno, éste no garantiza una mejora o reducción de la calidad de vida de la población, en ámbitos como salud, Educación, ingresos, subraya Rebeca Arias, representante del PNUD en Perú

El informe indica que países con menores recursos económicos han conseguido reducir las brechas de desigualdad. Ello se debe -según el especialista Javier Iguiñiz quien comentó el informe- a la mejor eficiencia de las políticas públicas orientadas a combatir este flagelo.

En opinión de Iguiñiz el problema de la persistencia de altos índices de desigualdad en el país se debe a que los diferentes gobiernos vienen enfrentándolo de manera errónea.

En el Perú equivocadamente se mide la reducción de la pobreza por el bolsillo de la gente (pobreza monetaria) esa forma no soluciona el problema por el contrario lo empeora. Se ha visto que el problema es multidimensional, es decir no sólo tiene que ver al ámbito económico, también se aprecia por la salud, Educación, empoderamiento, igualdad de ingresos, dice el especialista.

La desigualdad crece

En el Índice de Desarrollo Humano (IDH) del presente año, el Perú obtuvo 0,723 (superior al 0,718 registrado un año atrás) por lo que se situó en el puesto 63 a nivel mundial, cuatro más que en 2005, y se mantiene en la franja de países con un desarrollo humano alto.

Sin embargo, al medir el índice de desarrollo humano ajustado por desigualdad (IDH-D), es decir medir las brechas internas como el acceso a oportunidades para todas las personas, la esperanza de vida al nacer, los años de instrucción y los ingresos, el país tiene una pérdida de valor de -30,7%, con lo que reduce su resultado en el índice de 0,723 a 0,501. Así, el Perú, desciende del puesto 63 al 89 en el ranking de desigualdad mundial que comprende a 169 países.

La medición de la desigualdad se hace en base al coeficiente de Gini, que mide las inequidades entre el 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno).

La esperanza de vida al nacer ascendió a 73,7 años en 2010 y la instrucción, a los 9,6 años de media, lo que no evitó que las brechas sociales arrojasen unas pérdidas del 16,5% en el índice de esperanza de vida y del 30,2% en el de Educación.

La mayor disparidad se registra en el índice de ingresos (0,348, con una perdida de -42,7%), lo que refleja una distribución altamente desigual.

Share