«Si no vives para servir, no sirves para vivir»
es el lema de los blogs de Julio Carmona
(editados con la colaboración de Juan Víctor Alfaro):
http://www.vosquedepalabrasvives.blogspot.com/
http://www.mesterdeobreria.blogspot.com/

El vocero del imperialismo yanqui, Mario Vargas, es condecorado por el
corrupto y genocida Alan García: hermanados por el mismo amo

La Habana, 14 dic (AIN) El escritor peruano Oswaldo Reinoso manifestó ser portador del desagravio de la mayoría de la intelectualidad del país andino, en especial, con el digno pueblo de Cuba.

Reinoso fue ponente del rechazo a los insultos lanzados en Suecia contra Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua por el Premio Nobel de Literatura y también peruano Mario Vargas Llosa.

Lo hizo al hablar en un almuerzo de confraternidad organizado por el Comité Peruano de Solidaridad con los Cinco Héroes antiterroristas cubanos prisioneros políticos en EE.UU. Reinoso vinculó a Vargas Llosa con los intereses que explotan a los pueblos y pretenden someterlos.

Fuentes diplomáticas en Lima indicaron que al encuentro asistieron también los cineastas Pilar Roca y Federico García, el artista de la plástica Bruno Portuguez y el poeta Winston Orrillo, además de Víctor Mayorga, presidente de la Liga Parlamentaria Cuba-Perú.

También concurrieron representantes del Partido Nacionalista Peruano, el Movimiento Nueva Izquierda y el Frente Obrero, Campesino, Estudiantil y Popular, entre otras organizaciones políticas y sociales.

Luis Delfín Pérez, embajador de Cuba en Perú, agradeció la solidaridad del pueblo peruano con la Isla y con los demás países de la región que luchan por construir sociedades justas.

Expresó su reconocimiento por las actividades de solidaridad con su país y con los Cinco Héroes, realizadas en Perú y que coadyuvarán a la libertad de estos patriotas, prisioneros hace 12 años.

Denunció que Los Cinco están encarcelados en las peores condiciones, lo que evidencia la hipócrita defensa de los derechos humanos que proclama Washington y su obsequioso vocero: Mario Vargas Llosa.

Share